Bioalfabeta, ¿y qué?