El ciudadano, un radical libre

El gobierno nacional es distante y subestima al ciudadano. El gobierno local depende de la participación de los ciudadanos, es cercano y responde a sus demandas. A sus funcionarios les pregunta, ¿a cuántos ciudadanos hicieron felices hoy?