La paz también es contagiosa