La resistencia no siempre es buena