Quememos los bosques

Los hijos vienen sin manual de instrucciones, Así como las sequoias necesitan fuego para nacer y crecer, y hasta bomberos piromaníacos, a veces debemos ser padres de kamikazes, dejar que algunos golpes y aparentes desgracias les permitan crecer. La estrategia de nunca arriesgar es la más riesgosa.